micromachismos feminazis (cosas que le pasan a una)

Mi nuevo piso tiene muchas ventajas: Está en un barrio tranquilo, un poco más lejos del centro pero muy bien comunicado, queda cerca de donde voy a karate, está cerca de tiendas de alimentación y bares chiquititos de los que me gustan a mi…

Pero tiene un pequeño inconveniente. Si quieres volver del centro en autobús, la parada en la que te tienes que bajar está en una autopista, en el lado contrario al de la casa. Y hay que cruzar un paso subterráneo y un pequeño descampado para llegar.

En estas fechas a la que te descuidas estás volviendo a casa de noche, y hace un par de semanas me llevé un susto bastante serio con un hombre que se bajó en mi parada y se quedó quieto en el acceso al paso, mirando a la nada, hasta que pasé delante de él y comenzó a seguirme.

Quiero creer que fui una malpensada y que realmente el pobre hombre no pretendía nada, pero el hecho es que me cagué viva. Y unos días después lo comenté por twitter porque… pues porque sí, básicamente. Normalmente cuento las cosas que me preocupan por twitter porque nadie las lee. Es como desahogarse gritándole a un precipicio. Sorprendentemente liberador y terapéutico.

Alguien, no me acuerdo ahora quién, me respondió algo así como que “para la próxima vez aprendiera y buscara rutas alternativas para volver a casa”.

Bien.

Sí que tengo otros modos de volver a casa – en horario diurno –, pero me molestó un poquito lo de que “para la próxima aprendiera”.

¿Aprendiera a qué, exactamente? ¿Un tío comienza a seguirme por la calle de un modo más bien poco discreto y tengo que aprender algo “para la próxima vez”? Habría aceptado un “ten cuidado que los pasos subterráneos de noche son muy peligrosos, intenta volver a casa de otro modo”. Habría sido un gran consejo, de hecho. Pero que “aprenda para la próxima”… ¿Qué pretende aconsejarme, que la próxima vez camine más lento o qué?

Le respondo que la mayor parte del miedo de aquella experiencia fue que practico artes marciales y – lo sé por experiencias anteriores – tiendo a responder con violencia ante ese tipo de situaciones; si alguien me agrede, sé que voy a liarme a ostias. Y en ese caso pueden pasar dos cosas: Que pierda yo, en cuyo caso estoy jodida, o que pierda él, se quede con mi cara y vuelva a por mí con cinco amigos, en cuyo caso estoy jodida.

Hago el chistecito de marras de “si no te defiendes malo, si te defiendes malo. Haga lo que haga pierdo”. En serio que en mi cabeza era un chiste negro super gracioso – grasioso porque es sierto –.

Me respondió que “no fuera de víctima, que él no era machista pero a las feminazis no las soportaba”.

“Hola, me llamo Fulanito, y mi hobby es sacar a colación que ‘no soy machista pero las feminazis me dan asco’ sin venir a cuento en cuanto pueda en conversaciones con extraños”.

 

Ya decía yo que lo de “para la próxima aprenderás” me sonaba sospechoso…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s