Todos quieren un sueldo mejor

El jefe de proyecto donde trabajo se ha ido a un lugar mejor. Para compensar que se va una persona de “perfil alto” (quiera decir lo que quiera decir eso) han contratado a alguien nuevo. De pronto, el día antes de la firma del contrato, el jefazo decidió, de forma unilateral, que contratarían a alguien diferente al acordado en su momento.

Los motivos del cambio de idea a última hora me parecieron bastante obvios cuando en el trabajo apareció una niña mona, rubia, encantadora, y totalmente no cualificada para el puesto para el que la habían contratado. Pero cuando me enteré del sueldo que iba a tener empecé a dudar entre dos opciones.

El puesto es de analista programador. Ella ha hecho un módulo de algo de forense – no me quedé con el nombre exacto cuando me lo contó – y mientras trabajaba de dependienta en una copistería se sacó “una certificación” de java, pero no ha programado en su vida. Como resultado siempre hay alguien del departamento en su puesto, explicándole cosas como para qué y cómo se usa el control de versiones, cómo utilizar el editor de código, cómo se depura el código, cómo se ejecuta el código, o que si guarda los cambios en local no los está cambiando en el repositorio. Todas esas cosas con las que te pegas cuando eres becario o programador junior y no tienes ni idea de nada, vaya, porque esas cosas en la carrera no las enseñan.

(También tengo una opinión bastante bien formada sobre las luces de la contratanda, pero no vienen al cuento para lo que quiero explicar, así que me las guardaré para mí)

En resumen, esta muchacha está haciendo – intentando – labores de analista programadora sin tener formación ni experiencia, con un contrato de grabadora de datos, y un sueldo que no llega ni a ser un chiste malo.

Hay varias cosas de esta situación que me gustaría discutir.

Por un lado, que la empresa contrate a la persona con menos cualificación – que también es la que menos sueldo va a aceptar – para que el dinero que se ahorre en la contratación “desaparezca en extrañas circunstancias” no puede por menos que cabrearme. Y no solo porque los cargos altos de mi empresa sean unos putos ladrones: Las consecuencias de esta política de contratación son la bajada de la calidad del producto y la ralentización del ritmo de trabajo – el tiempo que pierde la persona que SIEMPRE tiene que estar explicándole las cosas a la nueva es tiempo que podría estar trabajando. Y repito que no me estoy refiriendo al tiempo que tarda una persona en familiarizarse con el proyecto –. Para que el proyecto mantenga el ritmo y la calidad, el resto del departamento tiene que trabajar más. Y al único al que le suben el sueldo en ese proceso es al que se queda el sobrante del presupuesto destinado a contratar a alguien nuevo, que – qué casualidad – también es el único que no aumenta su carga de trabajo.

La política de contrataciones basada en “el que menos pida” me saca de quicio. Cuando yo busco trabajo, tengo que ser una experta en todo y tener décadas de experiencia en tecnologías que salieron hace 6 meses. Porque tengo una titulación y 10 años de experiencia, y mi situación personal y mis – maltrechos pero aún existentes – principios me permiten mandar a tomar por culo a quien me ofrezca trabajo a cambio de “comida y alojamiento”. Pero si un aspirante al puesto acepta a trabajar por un sueldo lo bastante bajo, tener experiencia y conocimientos ya no es necesario. Por si quedara alguna duda de que el único factor a tener en cuenta a la hora de contratar que les importa a las empresas es lo que van a tener que pagar.

Por otro lado, ¿qué narices hace una dependienta de una copistería con un módulo que no tiene nada que ver con la informática y “una certificación en java” (sea lo que sea eso) optando a un puesto de analista programador? ¿Me presento yo a un puesto de médico en un centro privado con “estudié una asignatura de biología en la carrera” como única línea del currículum? ¿Entonces por qué toda persona que ha tocado un ordenador para algo más que mandar un mail se ve cualificada para ocupar un puesto de informático?

Os lo voy a decir: Porque es un puesto en el que el intrusismo es delo más sencillo, y cuyo sueldo ha salido bastante bien parado de la crisis.

Entiendo que un sueldo de 12.000 euros brutos anuales, que a mí me parece un insulto, a alguien que, por poner un ejemplo al azar, trabaje de dependiente en una copistería, pueda parecerle jauja. Y lo único que tiene que hacer es comprarse los fascículos del curso de programación CEAC, o yo qué sé, bajarse tutoriales de internet, y poner en el cv que sabe informática a nivel de usuario – sabéis tan bien como yo que la mayoría de la gente llama “saber informática” a usar capas en photoshop –. Todo el mundo se ve cualificado para hacer mi trabajo, porque se ha ridiculizado tanto la profesión de informático que “se sabe” que mi trabajo consiste en estar 8 horas jugando al Candy crush en Facebook, y eh, cobrar por estar todo el día metido en internet mola mil.

Comprendo la situación que viven ahora mismo los trabajadores con profesiones “de baja cualificación”. Todos los empleos, de mando intermedio para abajo, lo han sufrido en mayor o menor grado. Empatizo al 100% con el hecho de que estas personas que trabajan por el sueldo mínimo o en negro, con contratos de duraciones ridículas, con “créditos ocultos” – que diría mi profesor de Ingeniería del Software – por todos lados, y si no pasan por el aro se van a la calle “porque hay ochenta detrás de ti dispuestos a hacer lo que tú no quieres” se merecen un trato más humano. No solo empatizo, coño, lo he vivido.

No concibo que un trabajo de 40 horas – el máximo que se puede trabajar a la semana por ley a día de hoy en España – no te permita vivir con tranquilidad. Me dan asco los patrones que tiran del “qué va a ser de mi empresa, con lo que me ha costado construirla” para justificar tener esclavos en vez de trabajadores. La sociopatía a la que apesta ese comportamiento hace que me den ganas de vomitar.

Dicho esto, no me parece ni medio normal que, para conseguir mejores sueldos, la gente que sufre estas situaciones se dedique a cargarse mi trabajo porque para ellos va a seguir resultando una mejoría aunque el resultado sea que yo acabe o sin trabajo o en las mismas condiciones que ellos estaban antes.

Me explico: Cuando una dependienta de una copistería acepta un trabajo de analista programadora por 12.000 euros al año – que para ella es una mejora, no olvidemos eso –, el mensaje que me está mandando es que mi situación laboral le importa tres mierdas, que a ella solo le importa ella misma y que por lo que a ella respecta a mí me pueden dar por culo. Pero no solo eso, sino que el resto de dependientes de copistería, que trabajan en las mismas condiciones de mierda que tenía ella y no han podido “escaparse” a otros trabajos, le importan incluso menos.

Veo un grave problema en la falta de conciencia de clase de la mayoría de los que pertenecemos a “la clase obrera”. También lo veo en el egoísmo y la sociopatía cuando estos los tienen los trabajadores, además de los empresarios. El “para mejorar mi situación me da igual cargarme las condiciones laborales de quien sea, esa gente no soy yo, no me importa” me duele a nivel profesional y personal.

Quiero solidarizarme con esta clase de obreros sociópatas, quiero pensar que lo que hacen lo hacen por miedo o por desesperación, pero lo que hacen no es una solución, es un parche que a corto plazo solo va a conseguir que la gente que sufre esta intrusión acabemos en la calle o trabajando prácticamente gratis. Este parasitar empleos mejor pagados acabará cargándose los pocos empleos que aún mantienen unas condiciones laborales medio humanas. Y cuando ya no queden trabajos que parasitar, igual nos damos cuenta de que enfocamos mal el problema desde el principio y que la lucha obrera no estaba tan mal.

Yo quiero ayudarte a ti en tu lucha para que las dependientas de copisterías tengáis mejores condiciones laborales. Iré a manifestaciones contigo, te recomendaré abogados, me afiliaré a un sindicato y lucharé contigo en lo que me pidas. Porque tú no eres la mala, eres la víctima.

Pero por favor, ten en cuenta que yo tampoco soy la mala, y que también me merezco un trabajo digno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s